Programa Solar

Blog

Residuos urbanos: qué son y cuál es su clasificación

Ya hemos visto en otras oportunidades que los residuos cuentan con una clasificación y que dentro de la misma hay lo que se puede denominar como subclasificaciones. 

Por tal razón, hemos diseñado este artículo, dedicado específicamente a la cuestión de los residuos urbanos. Así que si este tema te causa curiosidad, sin duda alguna estás en el lugar correcto.           

Aprende con nosotros en esta ocasión:  

  1. Qué se entiende por residuos urbanos.
  2. Clasificación de los residuos urbanos. 
  3. Tratamiento de los residuos urbanos.

Siendo así, iniciemos por revisar qué se entiende por residuos urbanos.

Más conocidos como Residuos Sólidos Urbanos (RSU), son aquellos desechos que se producen en diferentes áreas de las ciudades. Específicamente, se habla de los residuos generados en los domicilios particulares, comercios, oficinas y servicios. Por tal razón, se pueden clasificar como residuos no peligrosos. 

Con esto en mente, echemos un vistazo a su clasificación.  

A grandes rasgos, los residuos urbanos se pueden clasificar de dos maneras: orgánicos e inorgánicos.

  • Residuos orgánicos.

Se trata de aquellos residuos cuyo componente principal es el carbono y además, provienen de elementos tanto de origen vegetal como de origen animal. Se encuentran representados por residuos alimenticios, residuos de parques y jardines, rastros y mercados, industriales de alimentos, etc.

  • Residuos inorgánicos.

En esencia es materia inerte, proveniente de material no vivo. Acá entran los residuos reciclables como metales, plásticos, algunos tipos de telas, vidrio, etc. Unido a esto, cuentan con las características de no ser biodegradables o de difícil composición.

Por lo tanto, conserva su forma y propiedades, logrando ser utilizado como materia prima en diferentes industrias.            

Y finalmente, ¿qué tratamiento se le puede dar a los residuos urbanos?

Los principales sistemas de tratamiento para residuos urbanos son: la incineración, el vertido controlado, la pirólisis y la biometanización. Echemos un vistazo rápido a cada uno de ellos.

  •  La incineración.

Esta consiste en incinerar los residuos, es decir, en su destrucción térmica hasta transformarlos en gases de combustión o productos tales como la ceniza. Es posible obtener grandes cantidades de energía a partir de residuos incinerados contando con plantas especializadas. 

  • Vertido controlado.

Para evitar que los residuos contaminen el terreno o las aguas cercanas, es necesario un buen diseño del vertedero, así como una buena gestión del mismo. Estos pueden ser subterráneos o estar situados en una superficie.     

Acá es clave contar con lugares estudiados y controlados, para que de esta forma, la repercusión que tengas los residuos en el medio ambiente sea mínima.

  • Pirólisis.

Consiste en un sistema en el que los residuos son sometidos a un tratamiento térmico con un contenedor sellado a alta presión. Algo curioso de este sistema es que tiene una efectividad mayor a la de la incineración, debido a que en la pirólisis se consiguen mayores cantidades de energía.

  • Biometanización

Se trata de la obtención de un biogás de la fracción orgánica de los residuos, logrando así valorizarse como gas renovable para usos residenciales, industriales o de movilidad.      

Esperamos que el contenido de este artículo haya sido de gran utilidad y hayas ampliado el espectro frente a las múltiples formas en las que se pueden generar energías renovables. 

Palabras clave: residuos urbanos. 

Para conocer más sobre nosotros, puedes seguirnos en Facebook e Instagram y así te mantienes al día con nuestro contenido.

Esparce la buena energía compartiendo este blog.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Descubre más contenido